LA PROFESIÓN MÁS BONITA DEL MUNDO

10314633_10202812372264684_6453062469425867169_nTengo el privilegio de pertenecer al gremio de periodistas. Es lo que siempre soñé. Una profesión que, a día de hoy, no cuenta con grandes adeptos en la sociedad, que se dejan guiar por determinados colores, por diversas fobias. Un periodista no es más que aquél que informa seriamente sobre la actualidad, sea cual sea su procedencia. No lo son aquellos que jalean y vilependian las informaciones por su cercanía ideológica. Que todos la tenemos, pero en esta profesión se trata de ser ecuánimes.

El mundo cambia y el periodismo cambia con él, pero no se puede perder la perspectiva y quebrantar el principal mandamiento de esta querida profesión: no mentir. Creo que a la gente, al margen de informarla, hay que entretenerla, con debates e intercambio de impresiones. Ser capaz de crear en el público una emoción, un sentimiento, una inquietud. Que te identifique con tu trabajo y con tus ideas. Pero no se puede mentir. Y menos si se hace sin firma, sin responsabilizarse de una determinada información. Porque de este modo también está en juego nuestra libertad profesional.

El problema está en la tendencia a creer más lo que leemos en ciertos perfiles que la descargainformación que aparece en los medios. Vaga excusa es aquella que manifiesta que los periódicos se venden por una determinada ideológica. Será porque todo aquél “pseudoperiodista” no lo está. Y esto, perdonen que les diga, no es información.

Sí, tengo claro que sin periodistas no hay periodismo, y sin periodismo, no habrá democracia. Los periodistas estamos mandatados para fiscalizar a nuestra sociedad, para servirla a ella y los ciudadanos. Pero, y aquí una crítica a los que mandan, con una información de verdad, rigurosa y sin matices. No como ocurre ahora, que muchas veces se emite sesgada. Y ese es un grave déficit que nosotros, el periodismo, debemos corregir.

Hay algunos gurús que culpan de todos los males del periodismo a la crisis económica. Pero no. Todo comenzó antes, con una terrible crisis de identidad que había llevado a muchos directivos de medios a confundir información con mercancía, obsesionados por ganar dinero, mucho dinero, a costa de colaborar en un proceso profundo de desinformación. “Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante”, dibujo camisetaescribió el maestro Kapuscinski.

PD: ¿Por qué me hice periodista? Es una pregunta que los que nos dedicamos a esto deberíamos formularnos a diario, antes de caer en la indiferencia. Antes de convertirnos en lo contrario de lo que alguna vez quisimos ser. Porque como diría Enric González, “la función del periodista sería, más o menos, tocar los huevos…”

En fin, la vida…

Anuncios

2 comentarios sobre “LA PROFESIÓN MÁS BONITA DEL MUNDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s