EL FINAL NO EXISTE

No creo en la palabra final, es más, me parece una falacia, un engaño, una tomadura de pelo, un engañabobos. Cuando nos encontramos con un final, pensamos en la clausura de algo que no tiene continuidad, algo que ha muerto. Se deduce de la palabra que a partir de ahí, de ese final, existe la nada. Mentira.

Los finales, pocas veces dependen de nosotros, muy pocas. Somos seres complejos incapaces de cerrar puertas que otro decidió cerrar, ya sea una persona real, el destino, la naturaleza o la suerte. Nos obsesionamos con lo que ocurrió antes del desenlace, el desarrollo de este y, sobretodo, en alternativas para evitar lo que ya ha sucedido: el cierre de una etapa.

Nos empeñamos en recordar lo bonito, lo malo, lo dulce y lo peor, manteniendo viva en nuestra mente (y en nuestro cuerpo) una historia que nos negamos a aceptar. Somos inconformistas y, en nuestro afán por ser dios, recreamos vivencias que mantienen caliente el cuerpo, evitando así el dolor que causa la perdida.

No vamos a ser nunca capaces de olvidar, de cerrar esa puerta, pero si de continuar y avanzar como gigantes. No lo olvides. Nada tiene un final real porque todo continúa, el mundo sigue girando, tu sigues respirando, sigues soñando y sigues experimentando; recordando, sí, pero luchando para el mañana y no por el ayer.

En fin, la vida…

Anuncios

2 comentarios sobre “EL FINAL NO EXISTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s