LA ÚLTIMA BALA

Además de la lluvia, hacía frío,

decidí coger mi bufanda más querida,

dispuesto a recorrer el viaje más largo de mi vida,

sin retorno, sin mirar atrás.

Era un triste invierno para dar aquél paso,

copos de nieve y una gélida brisa asomaban por la ventana

en tanto que las balas del viejo rifle aún brillaban.

Sobre todo una

Llegado el momento, cerré la puerta de aquella vieja casa,

dejé dentro mis recuerdos y centenares de historias,

y me prometí no volver a pisarla nunca.

El único inconveniente, que hay promesas que no valen nada

Anuncios

Un comentario sobre “LA ÚLTIMA BALA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s