EL DÍA Y LA NOCHE

Un domingo más en blanco,

con la música como única compañía.

Las estrellas no brillan,

no me salen rimas,

tampoco las busco hoy.

Es el silencio mi compañero,

alimento de mis sueños solitarios,

y veneno de mis noches quién lo decide.

Cada día sigue a uno anterior,

contínuo de un ciclo temporal

en el que la noche sigue al día,

el día a la noche,

con la certeza de que se repetirá.

Y la noche llega y se va,

mientras yo la pienso y observo.

Y el día llega y se va,

mientras continúo con mi vida,

con el silencio de esa noche oscura

a la que sigue el amanecer.

Y, de nuevo, llegará la noche.

Solitaria y fría como la anterior

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s