Etiqueta: LIBROS

EL BESO AZUL, JORDI SIERRA i FABRA

el-beso-azulVagabundeaba yo la fría tarde noche del lunes por mi ciudad preferida del mundo cuando decidí adentrarme en una librería de la céntrica, y abarrotada, calle Sierpes. Tan masificada estba la calle que llegué a la conclusión, por primera vez en mi vida, que la línea recta no es la distancia más corta entre dos puntos. Sea como fuere, me paré para ampliar mi lectura en aquél lugar. Y si bien es cierto que ya había escogido otras obras, al leer el título y el autor me paré. Leí la reseña y ya no tuve dudas de que el Beso Azul, nombre que evoca a un poema de Federico García Lorca, sería una de mis primeras adquisiciones en este año que nos acaba de abrir la puerta.

A fe que no me equivoqué. He devorado sus más de 400 páginas en apenas tres ratos de lectura. Sí, me enganché a la historia de Rogelio desde el principio. Y es que la fotografía de la obra no puede ser más descriptiva: joven de izquierdas que es fusilado en aquel fatídico año 36, las balas que no le dan, consigue escapar y, cuatro décadas después, coinciendo con la muerte del diablo, que decide volver a casa.

Así, brevemente, se puede describir la última novela de Jordi Sierra y Fabra, uno de los autores en los que me base para mi colaboración en aquella grata experiencia que fue Versolibro. Pero en realidad hay más, mucho más. Porque la obra despierta intriga para el lector, recelo para los habitantes de ese pueblo que esconde entre los montes las muertes de hijos, amigos y vecinos. ¿A qué va Rogelio cuarenta años después? ¿Busca venganza?

Precisamente esa es la base argumental, ya que poco a poco se van desgranando las intenciones de nuestro protagonista. El escritor juega muy bien dando a conocer en profundidad al personaje, al igual que a su nueva familia al mismo modo que nos presenta  la nueva España, la España sin Franco, la España libre. Vemos el miedo en sus ciudadanos, en sus ideas, en sus formas de actuar y en quien confiar, conscientes de que el pasado nunca se irá.

De esta forma, Rogelio no sabe quién le delató en aquellos tiempos oscuros de la historia de España, ni por qué está vivo, ni el motivo por el que las balas de los que le “fusilaron” no le alcanzaron. Tras caer a la fosa, aprovechó la oscuridad para zafarse antes de que lo cubrieran con tierra. Su hermana sabe que está vivo desde hace 20 años, pero lo ha silenciado por miedo. Ahora que Franco ha muerto es la hora del reencuentro. Aquí entran en valor el resto de personajes.

Me parece muy nteresante el análisis psicológico de los mismos: la culpa, el miedo, la incertidumbre, y, sobre todo, sorprendente por la atitud de Rogelio.¿Cómo reaccionará su primera novia, el amor de su vida, o su mejor amigo, que se cambió de bando para sobrevivir y ahora es su marido? ¿Y el topo que ha vivido 38 años encerrado esperando a que el dictador muriera? ¿Qué hará el hijo del alcalde que lideró la revuelta en julio del 36 y que ahora gobierna la villa? ¿Y el sargento de la Guardia Civil? Intriga tras intriga, con el hilo misterioso del personaje, que se van revelando página tras página en una obra coral que se ambienta en la transición española y que deja claro que, mientras haya cuerpos enterrados en las cunetas, no se habrá acabado la Guerra Civil.

Es un libro indicado para saber más sobre este periodo de tiempo tan importante para España. En conjunto, este libro es entre dramático y misterioso. La intriga es un factor muy importante, tanto como la venganza y el perdón…

En fin, la vida.

Anuncios

PRESENTACIÓN LOS AÑOS DE LA BALLENA

13454146_10208584023389745_814083379_n
Foto de José María Pérez Gómez

El pasado viernes tuve la oportunidad de participar en una mesa redonda en la que se presentaba el libro Los años de la ballena, obra escrita por el autor isleño Antonio Díaz González. El acto, organizado por la Asociación por la Memoria Histórica de Arcos, se celebró en la sala de La Molinera y el Corregidor del Palacio del Mayorazgo, y contó la presencia, junto a servidor y novelista, de Pedro Sevilla, lo que conjugaba en el evento la visión literaria y la periodística.

Un libro que cuenta con una gran afán de superación, de mirar hacia delante ante las situaciones difíciles, de entender que la vida camina, que no se puede quedar atrás. Que los recuerdos permanecen, pero las acciones hay que continuarlas. La confluencia de dos generaciones distintas, que mezclan de manera armoniosa en las páginas escritas por Díaz González. Un compendio de aventuras, de situaciones inverosímiles, en las que la ficción y la realidad caminan por el mismo desfiladero. Una novela que se quiere leer, que no se quiere terminar, y que concluye con un final inesperado y sorprendente. Con historias reales que ocurrieron, con hechos familiares desgranados entre sus letras. De todo ello hablaron los integrantes de la mesa redonda, contando con la participación y resolviendo las dudas del público allí presente.

13444061_10208584023509748_1989717004_n
Foto: José María Pérez Gómez

El contexto en el que transcurre la novela, la Guerra Civil, los últimos coletazos del régimen franquista, y los albores de la Transición, fue el epicentro de un animado debate que contó con la participación de los allí presentes, que diferían de la forma en que se han realizado los cambios más importantes de los últimos 40 años de nuestra historia política. Diferentes opiniones de distintas generaciones que enriquecieron la comunicación en torno a una obra que casaba muy bien con el espíritu de la asociación. Guerra Civil, Franquismo, Transición y actualidad política fueron algunos de los temas que se trataron en un ambiente distendido, aún cuándo las diferencias en varios puntos fue notable. Una tarde-noche bastante productiva, que remarca la importante labor que desde la Asociación de la Memoria Histórica se hace por crear conciencia en nuestra localidad.

En fin, la vida…

LOS AÑOS DE LA BALLENA (ANTONIO DÍAZ)

10513456_675733422516875_4287368380069833760_nCon este sugerente título Antonio Díaz González te sumerge en una historia de la Guerra Civil. Quizás una historia que, de principio, puede que no nos llame la atención, culpa de la multitud de libros escritos sobre esa cruenta etapa de nuestro país. Traiciones, amores rotos, destierros, huídas, muertes. De cada uno de esos elementos encontramos en la novela del escritor isleño, sí. Pero estas páginas van mucho más allá. Esta obra es muy diferente a otras en las que se narra el enfrentamiento entre las Dos Españas. Y lo hace a través de las vivencias de un persona (Marta) entremezclándolas con sucesos reales acaecidos en la Bahía de Cádiz durante los años que transcurren en la novela.

El título se debe a una antigua leyenda, todavía vigente hoy en algunos países de América del Sur, que habla de la mala suerte que acarreaba la aparición de ballenas en la orilla de una playa, tal y como sucedió en San Fernando. Un hecho que el autor aprovecha para dar contenido a la historia que nos narra. Un cúmulo de desgracias se suceden en la vida de la protagonista desde entonces, convirtiendo su vida en una aventura. Aventura que también vive Rubén, ese fotógrafo que, sin serlo, da rienda suelta a una carrera de situaciones que lo involucran, de manera irremediable, con Marta.

Es en ese momento en el que se encuentran, en un plaza de la Barcelona de los albores de la transición, cuándo el hilo de Los años de la ballena comienza a estirarse. El temor de Marta, el mismo que le acompaña desde que partió de joven de su tierra natal, confronta con la intriga que su huída, por una simple imagen, provoca en Rubén. El intrépido reportero no duda en seguir su pista, aunque las condiciones nunca son fáciles. Despedido del periódico por su nueva forma de contar las cosas, decide ir en la búsqueda de esa anciana en la que no puede dejar de pensar. Su apodo, la Jerezana, le llevo a partir hacia esa rincón de nuestra provincia, dónde una serie de casualidades llevan a enmarañar aún más esta historia. Y todo por una palabra, casi en desuso ya, “masconato” y que lleva a Rubén a encontrar una pista sobre el paradero de esa mujer “con una mancha en el rostro”.

Perseguido por las fuerzas del orden, el fotógrafo decide volver a su tierra natal. El azar hace que tenga que volver al periódico en el que trabajaba, dónde Marta le había dejado grabado en cintas de cassette los recuerdos de toda su vida, incluso una invitación para terminar de contarle aquello que quisiera saber. Ya en las últimas páginas, ambos protagonistas se encuentran, dejando al lector con la boca abierta con la sucesión de sorpresas que nos presenta la historia con y partir de ese encuentro.

13419032_10208548363818278_6295137025742353084_nEl final, inesperado, es el epílogo perfecto para una nueva obra que tiene su epicentro en la Guerra Civil, pero, por su manera de contarlo, por su afán de superación, y por el contenido de la misma, no es una novela más. Un libro que tendré el placer de presentar el próximo viernes en un acto organizado por la Asociación por la Memoria Histórica de Arcos junto al propio autor y Pedro Sevilla.

En fin, la vida…

SIN COMILLAS TODO SE ESCRIBE MEJOR

SIN COMILLASHa llegado el día. Hoy, por fin, se presenta el libro SIN COMILLAS, un recopilatorio de artículos de opinión en el que varios profesionales del mundo de la comunicación y la información, así como otro/as reputad/as personas que han escrito en prensa, nos mostramos tal cual con nuestras publicaciones en diversos medios de la prensa gaditana. En todos y cada uno de esos artículos, nos desnudamos con las palabras escritas de puño y letra, de teclado y pantalla. Ahí quedan expresados nuestra forma de pensar, nuestra ideología, nuestros credos. Sin miedos, haciendo valer nuestra opinión, con valentía y sin tapujos.

Para mí, como periodista, supone una gran alegría que mis artículos salgan publicados en un libro, aunque no sea la primera vez (ya publique un par de relatos en una iniciativa de la asociación PERSONAS LIBRO de Sevilla, a la vez que fui premiado  en el concurso de micropoesía Arcosenlanube1). Será cosa del carácter que imprime esta profesión. O del ego personal. Pero es algo que no puedo evitar. Es una mezcla de sensaciones. De alegría por el reconocimiento a tu trabajo, pero también de responsabilidad hacia el lector. Todo ello, aderezado con el honor que supone que mi nombre aparezca junto al de firmas tan importantes, prestigiosas y conocidas dentro del mundo de periodismo gaditano. Con todo, espero no defraudar.

Serán cuatro los artículos que lleven mi firma. Tres de ellos que ya tuvieron presencia en prensa como son Generación perdida, que trata sobre los jóvenes que han tenido que emigrar ante la devastadora situación económica que vive nuestro país, y que fue publicado en Arcos Información el 9 de septiembre de 2012Las dos Españas, sobre las diferencias aún por resolver entre las dos ideologías políticas predominantes en nuestro país, y Dar la cara, en el que pido a los dirigentes del Gobierno andaluz que se enfrenten de verdad al escándalo de los ERE. Estos dos fueron publicados en Cádiz Noticias el 17 de abril y el 28 de agosto de 2013 respectivamente. El último se titula Usted y yo, un artículo inédito en el que escribo sobre las diferencias “judiciales” entre los poderosos y cualquier ciudadano de a pie.

SIN COMILLAS

Mi llegada a este libro demuestra el poder de las redes sociales. En una de estas, concretamente en twitter, conocí a Fermín Aparicio, uno de los padres del proyecto. Entablamos un cordial contacto, que se fue intensificando con el paso del tiempo, pues eran más las cosas que nos unían que nos separaban. Casi todas ellas en el ámbito político. Pero esa es otra historia. Esa relación se fraguó. Hace unos meses se puso en contacto conmigo para plantear mi colaboración en el mismo. No lo dudé ni un instante. Con Fermín ya había “trabajado” en su época de director de Cádiz Noticias, un periódico digital en el que ya nos dejaba total libertad para expresarnos como quisiéramos. Al parecer, no lo tuve que hacer muy mal para que Fermín volviese a confiar en mí. Una confianza que espero devolverle con esos cuatro artículos que podrán leer a partir de esta misma tarde. Gracias, Fermín.

Por último, quiero acordarme en este día de mis padres y mis hermanos así como agradecer a María Macías, José Miguel Jiménez, Miguel Rodríguez, María Blanco, Inma Castro, Helios Sánchez, Vanesa Navarro, Ana González, Victoria Barrera, Elena Miñarro y Adrián Anguí la ayuda prestada para la selección de artículos solicitada.

En fin, la vida…

 

BRÚJULAS QUE BUSCAN SONRISAS PERDIDAS (ALBERT ESPINOSA)

579999_10200208272523818_1019078907_nTítulo sugerente el del cuarto libro firmado por Albert Espinosa. De esos que te invitan a adquirirlo. El que escribe es una de esas personas que forman parte del universo de este autor catalán, por lo que no pude dejar de comprar el libro el mismo día que salió a la venta. Y claro, terminarlo esa misma noche. Porque Albert forma parte de esos escritores que si te gustan, se te pasa el tiempo volando con la lectura de sus obras. Aún cuando esta novela, fiel a su estilo en el que se conjuga a la perfección las formas y el fondo, me ha parecido quizás un poco flojo en comparación con el resto. Será cosa de las altas expectativas.

De todas formas, es un libro agradable, y como siempre digo cuando se trata de Albert, es una lectura que te sirve para aprender, para conocer. Esta vez, se centra principalmente en las relaciones familiares, donde nunca está de más que nos recuerden ciertas cosas. Sus reflexiones, sus letras en cada página nos invitan, por lo menos a mí, a replantearnos muchas de  nuestras acciones.

En la tónica habitual, y como nexo de unión con sus anteriores publicaciones, la historia gira alrededor de entender la vida y cómo a veces es necesario salir de la vida para volver a entrar, dándose una segunda oportunidad “para reencontrar sueños, sonrisas y amores perdidos”. Habla de volver para encontrarte y perdonar a los demás, con sus pérdidas y ganancias (otra coincidencia que se repite), y también a perdonarte a ti mismo. De acabar con los secretos que están ahí escondidos. Porque los secretos tienen ese poder de llevarnos de vuelta al pasado, de hacernos querer vivir el futuro.

brujulaLa historia que nos ofrece en esta ocasión destaca por la capacidad de hacernos partícipes de su obra, con un hilo argumental que podría formar parte de nosotros mismos, en el que podríamos ser protagonistas o conocer a los personajes, en la que intentamos rellenar los huecos vacíos. De resolver las aristas que nos encontramos en pequeñas frases, en pequeñas miradas. En pequeños momentos que nos llevaremos al otro lado de la carretera, cuando nuestro camino se acabe. Un relato en el que las decepciones se olvidan, quedan aparcadas. Porque, piénsalo, si uno no es capaz de entenderse muchas veces así mismo, tampoco debería juzgar a los demás. O algo así…

En fin, la vida…

LAS ARDILLAS DE CENTRAL PARK ESTÁN TRISTES LOS LUNES (KATHERINE PANCOL)

DibujoCon este sugerente título finaliza la trilogía de Katherine Pancol que tiene a la familia Cortès como protagonista. Una historia cotidiana que nos puede sonar muy cercana, donde lo cotidiano es completamente verosímil. He decir, sin faltar a la verdad, que la primera parte me gustó mucho, el segundo perdió y un poco de fuerza, mientras que este último tampoco alcanza el nivel con que se inició la novela. De hecho, algunas historias se quedan sin desarrollar, y otras, en mi opinión, le da un protagonismo que quizás no le corresponda. Y el final, previsible como pocos. No sorprende en absoluto.

No quiere decir esto que la historia no conmueva. Estaba deseando tener en mis manos el tercer volumen para devorarlo, tal y como hice con los dos anteriores. Pero esta vez no ha sido así, aunque, finalmente, me pudo el interés por saber como acaban las historias de los personajes. En todo caso, aunque no pasa nada reseñable en sus páginas, vuelves a sentirte atrapado por los protagonistas, por su condición humano. Siente, se equivocan, evolucionan. Quizás sea esta la característica que más me ha enganchado de la trilogía.

Sobre todo, vuelve a incidir en las dudas, en esos momentos en los que tener que escoger, de no saber por donde seguir como principal argumento de la novela. En general para pasar un rato entretenido esta bien, pero no tiene la misma chispa que los dos anteriores… Eso sí, si llegaste hasta este punto, no dejes de leerla…

En fin, la vida…

EL VALS LENTO DE LAS TORTUGAS (KATHERINE PANCOL)

El vals lento de las tortugas, segunda parte de la trilogía de Katherine Pancol, es una novela con su propia personalidad. Tanta, que podrías leerla sin conocer Los ojos amarillos de los cocodrilos, aún cuando los personajes son los mismos, al igual que la ciudad donde se desarrolla, pero los personajes han experimentado tal evolución que creo que se podría hablar de un independetismo claro.

Empezando por la protagonista, Josephine Cortès, ahora convertida en una célebre novelista, aunque es permanente su carácter auténtico y reservado. Sí, a pesar de los cambios en su vida y su traslado a uno de los barrios más lujosos de la sociedad parisina. Ocurre también en el resto de personajes, en los que se observa una mayor madurez. Incluso hay algunos en los que se observan matices totalmente diferentes a los que presentaban en el primer volumen. Tanto que sorprenden, ya que no esperabas semejante evolución.

También puede decirse que no es una novela tan íntima y social como la anterior, aunque no pierde esta esencia a lo largo de sus páginas. Pero en estas líneas encontramos elementos que nos podrían llevar a hablar de un thriller: descubriremos un asesino en serie, otro personaje que aparece de repente, sin que nadie lo espere, intriga… Ocurren tantas cosas que no hay tiempo para aburrirse, ya que a lo largo de la novela vas saltando de sorpresa en sorpresa.

En resumidas cuentas, El vals lento de las tortugas (vaya con los titulitos que se busca la colega francesa) nos muestra un mensaje optimista de la vida, donde las dificultades nos sirven para aprender y crecer. Lo que más me gusta es que sigue siendo una historia de personas, de relaciones humanas dentro y fuera de la familia. Por eso la recomiendo. Y por eso también estoy deseando saber como acabará la trilogía, cuyo tercer volumen –Las ardillas de Central Park están tristes los lunes– será leído más pronto que tarde. Ya os contaré.

En fin, la vida…